PON UNA CRUZ EN TU BLOG

PON UNA CRUZ EN TU BLOG
Será la Cruz nuestra bandera y el Evangelio nuestra ley.

BASTARDOS: ¡NO VÁIS A MATAR NUESTRO FUTURO!

BASTARDOS: ¡NO VÁIS A MATAR NUESTRO FUTURO!
NO AL ABORTO

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

A PESAR DE ESCRIBIR EN LATÍN...

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN

NO QUEREMOS QUE SE ACABE LA RELIGIÓN
No hay forma de vivir sin Dios.

viernes, 14 de mayo de 2010

SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE, CONFESOR Y FUNDADOR

 San Juan Bautista de la Salle, fundador de las Escuelas Cristiamas

Nació en Reims (Francia) el 30 de Abril de 1651, hijo de Luis de la Salle (alto funcionario) y Nicole Moet, tenía 6 hermanos. Todos fueron educados en valores cristianos y a los diez años Juan Bautista mostró su deseo de ser sacerdote y fue al Seminario de San Sulpicio, era la Universidad de la Sorbona donde se habían formado grande sabios. 
 
Por todo esto no le hubiera sido difícil, con las cualidades e influencias que tenía llegar a escalar altos cargos en la Corte del Rey Sol (Luis XIV).

El 17 de enero de 1667, con tan sólo 16 años, tomaba posesión de una canonjía de la Catedral de Reims. Los biógrafos de la época lo presentan como un joven apuesto, delicado, sencillo y sumamente inteligente. Aire de seriedad y nobleza, llevaba una vida ordenada y sin tropiezos hasta que en un corto espacio de tiempo mueren su padre y su madre viéndose obligado a abandonar el Seminario para dedicarse a sus hermanos con edades comprendidas entre los 6 y los 19 años.

A pesar de todo no deja su vocación ordenádose sacerdote el día 3 de abril de 1678 y también sigue con su camino de enseñante. Es consciente de la importancia que tiene para el futuro de cada hombre este tiempo de la niñez y de la juventud... y que los cimientos que se echan en estos primeros años jamás se borran del todo.

A los 17 días de su ordenación muere su padre confesor D. Nicolas Roland que llevaba dos misiones muy importantes: una congregación femenina llamada Hermanas del Niño Jesús y varios colegios de niños. Su confesor le había nombrado heredero de todo aquello. Juan Bautista no se amedrantó y se lanzó de lleno a la empresa que le esperaba. En tiempos de Juan Bautista era urgente hacer algo por la juventud que estaba abandonada en muchos aspectos. El día de la Asunción de la Virgen María abrió la primera escuela que sería el primer eslabón de centenares y miles que atenderían en el futuro los HERMANOS DE LAS ESCUELAS CRISTIANAS.

Escudo de los Hermanos de las Escuelas Cristianas

Para acometer esta gran empresa agrupó a los maestros que tanto le ayudaron y adquirió una casa para ellos que se inauguró en 1679. La familia de Juan Bautista era rica y de prestigio y esperaban de él que continuara fiel al rango familiar. Pero él no pensaba así. Había conocido la humildad de los niños y de los maestros que le acompañaban y es aquí donde tenía sentido su vida. Por ello el día 24 de junio de 1681 cuando celebraba su onomástica invitó, además de sus familiares, a sus colaboradores en la educación. Esto no gustó a sus familiares que lo presionaban para que abandonase su camino y proyectos. Poco a poco le abandonan mientras sus maestros siguen a su lado.

Ser cononigo le dejaba un buen sueldo y además poseía riquezas familiares pero llegó a renunciar a todo para seguir el mensaje del evangelio que decía: "... que Jesucristo siendo rico por nosotros se hizo pobre..." a lo que unía su gran confianza en Dios.

Son doce los maestros que le siguen regidos por los valores de la pobreza, la caridad, el orden, el trabajo, el servicio, la entrega... y lo toman como Padre y Director. Todos juntos confeccionan la Regla que mas tarde van a prometer y el día 27 de mayo de 1684 nacía así un nuevo Instituto en la Iglesia.

Llegó un tiempo en el que surgieron ataques contra esta obra pues no entendían aquellos cambios que se producían en niños harapientos y abandonados que en pocos días aprendían a leer y a escribir y rectificaban sus conductas. Desde estos momentos fue perseguido y calumniado por otros maestros y eclesiásticos que no llevaban las cosas tan bien como él, por herejes jansenitas que ven una profunda renovación de la vida cristiana e incluso por autoridades civiles que creían que su proyecto producía injerencias en sus asuntos civiles y políticos. Consiguió seguir adelante gracias a su fe y a sus amigos incondicionales.

En 1717 se retira definitivamente y para sucederle fue elegido el hermano Bartolomé y el 4 de abril de 1719 muere. Tenía 68 años de edad.

En el año 1888 era beatificado y el 24 de mayo de 1900 juntamente con Santa Rita de Casia, era canonizado por el Papa León XIII.

ORACIÓN A SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE
¡Oh varón verdaderamente admirable! La Iglesia y la sociedad entera siguen beneficiando de tu espíritu de caridad. Echa una mirada al fecundo plantel de hijos tuyos, y a esas falanges de niños que se educan en tus colegios, evitando el contagio de los errores de la mente, que corrompen las costumbres. Acrecienta el número de maestros y de discípulos, para la mayor gloria de Dios, principal objetivo de tus afanes.


ORACIÓN

Oh, Dios, que suscitasteis a San Juan Bautista, Confesor, para la formación cristiana de los pobres, y afianzar a la juventud en el camino de la verdad, y que por él reunisteis en la Iglesia una nueva familia religiosa: concedednos propicio que, por su intercesión y ejemplos, ardiendo en el celo de vuestra gloria para la salvación de las almas, podamos en el cielo participar de su corona. Por J. C. N. S. Amén.